Hoy recibí un artículo de mi colega filósofo Juan José Díaz Enriquez. Él tiene un negocio bien padre en el que ayuda a emprendedores culturales a llevar sus ide

 

Pero no se trata de promocionar a mi amigo, sino del vínculo que hice entre su artículo y yo: 

Me dedico a escribir. Estoy en el camino de concretar mi primera novela; y bien sabes que escribo para diferentes medios y he creado cursos únicos sobre escritura. 

Aun así, la verdad es que escribo para mí. Es lo que más amo en el mundo.

La escritura me ha cambiado la vida desde el interior y, contra lo que piensa mucha gente, vivo de ella desde hace más diez años. La escritura me ha dado de comer, cenar, desayunar, viajar y mucho —muchísimo— más. Como editora, escritora y maestra. 

Creo que en el poder transformador que tiene el arte, no sólo para los que dedican su vida a este tema sino a los que pasan más de ocho horas en una oficina o en reuniones o freelanceando en sus casas. 

De eso se trata el curso que comenzamos el sábado, de dejar la rutina y descubrir al creador que vive en cada uno de nosotros. La escritura, a diferencia de otras artes, puede aprenderse en cualquier momento a cualquier edad. 

Te dejo el artículo de Juan José en este link

Escribir comentario

Comentarios: 0