¿Cómo evitar la autocensura?

¡Hola! Soy Isabel Ibáñez de la Calle y me dedico a las historias, escribo historias y enseño a crear historias por medio de la escritura. En esta ocasión te voy a contar la historia sobre una dinámica conocida como La torre de espaguetis. ¿Has oído a hablar de eso? Se trata de una dinámica que suele experimentarse en escuelas, empresas y diferentes instituciones. El reto es construir una torre de espaguetis crudos con un cordón, cinta aislante y unos bombones o malvaviscos que deben quedar hasta arriba. Todo esto hay que hacerlo en 18 minutos.

 

Resulta que los ingenieros o arquitectos suelen tener peores resultados que los niños. ¿Sabes por qué? Si pensaste que saben construir mejores torres te equivocas; los niños se atreven a equivocarse. No gastan tanto tiempo en hacer prototipos sino que pasan a la acción más rápido. Trabajan bajo el esquema de ensayo y error.

No quiero insinuar que la planeación es estéril, es bueno planear, pero los planes sin acción suelen frustrarnos. Y para ser verdaderamente creativos hay que equivocarnos.

La semana pasada te di dos secretos para ser más creativo: ser muy curiosos y no autocensurarnos. Una de las primeras razones por las que nos censuramos es por miedo al error, entonces no tomamos ningún riesgo.

Antonio Machado encontró una manera económica y bella para decir lo mismo en pocas palabras: “caminante no hay camino se hace camino al andar”. Así suelo decirles a mis alumnos en los cursos de escritura creativa: se hace camino al escribir. Así que, para no censurarte debes perder el miedo a equivocarte. La escritura es un gran camino para conseguirlo.

 

 

Isabel Ibáñez de la Calle 


Escribir comentario

Comentarios: 0