Ejercicio para no autocensurarnos

En las dos entradas anteriores te compartí dos secretos para ser más creativos: ser muy curiosos  y no censurarnos. Especifiqué que nos censuramos porque queremos que todo nos salga bien desde el principio en vez de probar ensayo y error.

 

 

Hoy, quiero compartirte un ejercicio para evitar la famosa autocensura. Aunque está enfocando en la escritura terapéutica, si tienes inquietud de escribir literatura o necesitas escribir contenidos como parte de tu trabajo, debes hacerlo desde la autenticidad, de lo contrario, será imposible que logres inspirar o transformar a alguien. 

Toma una hoja de papel y responde a esta pregunta: ¿tienes algún sentimiento que te dé vergüenza revelar? No se trata de que menciones tus secretos, pero en el momento en que lo reveles en un papel se quedará ahí, lo cual será profundamente liberador. Y por otro lado, sabrás que ese sentimiento es humano y seguramente alguien se siente o se ha sentido igual que tú. Escribe una historia desde ese lugar, y prueba el impacto que tiene.

 

 

Me despido desde Acapulco Guerrero en México, muchas gracias por leerme y hasta la próxima. 


Escribir comentario

Comentarios: 0