La escritura como medicina

Cambiar y transformarnos


Y es que soy otra
… escribía Lucía Zamora, que estuvo horas bajo los escombros en el sismo del 19 de septiembre, en un testimonio que escribió para Animal Político


Conocí a Lucía Zamora cuando ella decidió tomar mi curso de escritura terapéutica: Escribir la vida desde una mirada interior. Ahí nos hicimos muy amigas pues nos dimos cuenta de que compartíamos muchas vivencias, experiencias y, sobre todo, porque habíamos probado el poder de la escritura. Pero a
 veces, a uno se le olvida tomarse la medicina que tanto ha recetado y es justo lo que me estaba pasando a mí.


Ayer me levanté y lo primero que hice fue ver mi teléfono, antes del sismo del 19 de septiembre que azotó la CDMX y alrededores comenzaba a deshacerme de esa costumbre, pero regresó, como muchas cosas, como muchas otras que se fueron. Recibí un video sobre el homenaje que le hicieron en el partido de México contra Trinidad y Tobago del viernes pasado, a los rescatistas, la Cruz Roja, voluntarios y sociedad civil. Entonces me entraron unas ganas horribles de llorar, recordé las imágenes que me afectaron tanto esos días y por supuesto, a mi amiga Lucy bajo los escombros del edificio que se derrumbó en Álvaro Obregón.


La semana anterior me había hecho a la idea de que ya no quería saber nada más del sismo, ya no quería ver videos, ni artículos ni buenos ni malos. “La vida tiene que seguir”, me decía, tengo que regresar a la normalidad. Luego recordé la historia que me comentó Gus, mi coach, sobre  el terremoto de Fukushima en Japón: la gente que no sufrió daños directamente (pero que estuvo expuesta al estrés y a dolor), presentó estrés postraumático varios meses después. "Lo tengo que sacar", me dije, "tengo que escribir lo que siento".


Entonces me puse a escribir mis sentimientos, hacer uso de mi propia herramienta. Sin ningún tipo de patrón o de intención literaria, escribí lo que sentía y el poder de la escritura se hizo patente una vez más. Hace mucho que no escribía así y fue profundamente liberador. 


El primer curso que formé como profesional independiente fue el de Escribir la vida desde una mirada interior, en el que participó Lucy, un curso para conocernos y saber qué queremos. Pocas cosas nos hacen internarnos en nuestro ser como la escritura, por eso a veces da tanto miedo, porque nos damos cuenta de lo maravilloso, pero también de lo aterrador. 

 


Si estás leyendo esto quiero  proponerte un ejercicio de escritura terapéutica. Si eres del centro de México quiero que escribas lo más hermoso que viviste en este sismo, pero también lo más aterrador. Y si eres de otra región o incluso de otro país, te invito a que pruebes la escritura y escribas un momento feliz y un momento que te fustigue, sea del presente o del pasado remoto. A ver qué pasa y qué descubres de ti. Puedes compartirme tu experiencia por medio de mi página de internet isabelibanezdelacalle.com puedes escribirme a mi Facebook: Isabel Ibáñez de la Calle. Búscame en Instagram o en Twitter como @isabelibanez.  Hasta la próxima.  

 

Escribir comentario

Comentarios: 0