Cierra tus ciclos

Cierro para abrir; suelto para tomar

Hace siete años, cuando tenía mi trabajo de oficina con esa tranquilidad que termina por matarte, decidí que era momento de seguir estudiando y cambiar de aires. Nunca me ha gustado quedarme en el mismo lugar por mucho tiempo. Tengo un alma nómada que se rehúsa a una vida llena de rutinas, de hacer lo que sigue porque así lo marca la edad, la trayectoria, las circunstancias.

 

Tras varios años de haber dejado la educación profesional, ingresé a la UNAM, una universidad en la que siempre había querido estudiar. Después de pasar todos los requisitos para hacer mi posgrado en Filosofía con muchísima dedicación, la vida cotidiana empezó a comerme el tiempo, las ganas, la energía. Las prioridades cambian de un día para otro, la vida nos lleva por senderos insospechados: el trabajo, la vida familiar y en pareja que tenía en ese entonces se impusieron. Hice todos los créditos de la maestría y finalmente no terminé mi trabajo de investigación. Se quedó en el tintero, como mis sueños, mis intereses por conocerme a mí misma y por seguir con la pesquisa de todas esas preguntas que sólo la filosofía sabe formular. 

 

La insatisfacción no tardó en llegar, pero no sólo era un huésped incómodo, se empezó a apoderar de mis cosas, mi cocina, mi baño, hasta mi cama. Como te lo conté en otro post, arriesgué y dejé mis seguridades, mi trabajo fijo, una vida que en algún momento construí pero no era para mí. Así emprendí mi camino de escritura y enseñanza y con el paso de los años me inscribí a otra maestría: Creación y Apreciación Literaria en Casa Lamm. Un programa delicioso que terminé hace menos de seis meses. A punto de terminar la tesis literaria —y con muchos planes por delante— me di cuenta de que el ciclo de la UNAM estaba todavía abierto. Mi relación con la Filosofía no había terminado, quizá no termine nunca, pero ese proceso quedaba latente en mi corazón.

         —¿Y si terminara la tesis de la UNAM; si me acercara de nuevo con mi tutor; si siguiera          estudiando a Deleuze

 

Para responder a esta duda de si dejar ir o terminar ese ciclo como lo había pensado, me puse a escribir. Me di cuenta de que cualquier promesa que nos hayamos hecho a nosotros mismos se puede renegociar, y que sería válido hacerme una carta de por qué ya no culminaría ese trámite. Me percaté de que tenía dos opciones: cerrar para abrir o soltar para tomar… Lo que no era posible, era quedarme tal y como estaba: ser testigo de mi propia involución. No gracias.

 

En el caso de la UNAM, decidí cerrar para abrir: quiero emprender una aventura grande en 2018. Muchas otras veces en mi vida he decidido soltar para tomar. Ambas opciones son maravillosas y es nuestro corazón quien debe dar la último fallo.

 

La invitación de este post es que detectes algún ciclo de tu vida que tengas pendiente, puede ser con una persona, con un grado académico (como fue mi caso); puede ser incluso ese viaje al otro lado del mundo que hace años te propusiste y no logras concretar. Escribe, y mediante lo que descubras en ti, elige una de las dos opciones: cerrarlo tal y como lo habías pensado en un principio o dejarlo ir. Para soltarlo, escribe una carta a la persona en cuestión, al objeto o a ti mismo, una carta de disculpa o renegociación y luego quémala. 

 

Búscame en Facebook como Isabel Ibáñez de la Calle; en Twitter como @isabelibanez. Instagram IsabelIbanez y en mi canal de Youtube: Isabel Ibáñez de la Calle.

Ahí encontrarás más información de escritura para tu vida.

 

Hasta la próxima.

 


Escribir comentario

Comentarios: 2
  • #1

    Antonio Edison García Aguirre (miércoles, 15 noviembre 2017 20:26)

    Muchas felicidades y éxito en nuevos proyectos

  • #2

    Marco V (jueves, 25 enero 2018 07:41)

    Me gusto esta entrada.

    Prefiero el planteamiento de cerrar ´para abrir, la opción de soltar para dejar en algún punto desde mi perspectiva creo se puede volver en una puerta falsa, sin embargo si creo que bien enfocado puede ser un medio para lograr el cerrar ciclos para poder abrir otros.

    Creo requiere nos compartas una actualización. Por favor sigue escribiendo.